¡Llegó fin de mes! Ahora es cuando puedes decirle sí a esos almuerzos con los compañeros de la oficina, sin necesidad de tener que pedir solo agua o lo más pequeño del menú. Te engríes comprando esa cartera que hace semanas viene haciéndote ojitos. Y, obviamente, te apareces en cuanta fiesta te inviten. Todo es perfecto, hasta que llega quincena y te das cuenta que te sobra mucho mes en tu ajustado presupuesto.

¡Que no cunda el pánico! Tenemos unos tips para ayudarte a no vivir ajustado hasta la siguiente fecha de pago.

1. ALEJA TU DESPERTADOR

¿Eres de los que apagan la alarma y ni cuenta se da? Sí, a todos nos ha pasado. Y no es solo el despertarte tarde, sino que, por esos 20 minutos de más, ahora tienes que tomar un taxi para poder llegar al trabajo. Y, lo peor de todo, es que no te sucede una vez al mes.

Consejo: pon tu despertador al otro lado de la habitación, de esa manera tendrás que levantarte de la cama para poder apagarlo y ahorrarás.

2. EL TÁPER ES TU AMIGO

Siempre es bueno salir a almorzar con tus co-workers o amigos que trabajen cerca, pero si lo convertimos en algo cotidiano, lo más probable es que, a mitad de mes, estemos almorzando un paquete de galletas.

Una buena solución es cocinar la noche anterior y dejar el táper, que le “pediste prestado” a tu mamá (y por el que aún sigue pendiente), listo para llevar al día siguiente al trabajo. De esta manera estarías comiendo rico y, ¿por qué no? Sano y económico.

3. SER ANFITRIÓN, DE VEZ EN CUANDO, NO ESTÁ MAL

Salir a divertirse los fines de semana es el foco de tu día a día, toda la semana. Es por eso que sufrimos tanto al sentir que se nos pasa tan rápido. Pero, ¿te has puesto a pensar cuánto gastas por fiesta? Todo comienza con los taxis, ida y vuelta, la entrada al local, las bebidas, más bebidas y, por supuesto, la infaltable comida post-fiesta. Triplica esos números si eres de los que le saca el jugo hasta a los jueves.

Tener una reunión, con amigos, en tu casa, puede ser igual de divertido pero significativamente más económico. Sin mencionar que se puede mantener una conversación sin necesidad de gritar y no tienes que hacer cola para ir al baño. Puntos muy importantes.

4. ¡APROVÉCHANOS!

Dicho todo esto, y siguiendo nuestra línea de ahorro, ¿para qué usar dinero cuando puedes usar tus Millas Benefit? Tenemos desde loncheras, bicicletas, cámaras de fotos y ese Smart TV que necesitas para ver tus series favoritas.

Intenta poner en práctica estos 4 tips y verás que llegas sin sobresaltos a fin de mes. Recuerda que ahorrar o recortar gastos no significa privarse de ciertos gustitos, se trata de priorizar otros.

¿Aún no eres parte de Benefit? No esperes más, regístrate aquí y comienza disfrutar.

20 de septiembre del 2017.