ABRE TU CUENTA

La tarjeta de crédito es práctica y beneficiosa: viene en formato compacto y reemplaza al efectivo que llevas contigo. También es una herramienta que puede mejorar tu estilo de vida y tus finanzas, solo si aprendes a usarla con responsabilidad.

Paga en cuotas de forma inteligente

Si no puedes pagar tu compra al contado, es recomendable fraccionar el pago según el monto de la compra. Por ejemplo:

  • En una cuota: servicios de entretenimiento, gastos en peluquería o barbería, consumo en restaurantes, supermercados y transporte.
  • De 6 a 12 cuotas: compras de ropa, calzado, accesorios o similares. También aplica para gastos de vacaciones.
  • Hasta 24 cuotas: aparatos tecnológicos, teniendo en cuenta su tiempo de duración y vida útil esperada.
  • Hasta 36 cuotas: muebles y electrodomésticos de larga duración como una lavadora o una refrigeradora.

Organízate y vive libre de deudas.

Dispón de efectivo solo en caso de emergencias

Algunas personas creen que tener una tarjeta de crédito significa una extensión de sus ingresos, pero no es así. La tarjeta de crédito es una herramienta para conseguir algo que deseas de forma rápida. Tener el hábito de retirar dinero de tu tarjeta puede convertirse en un problema a futuro.

Según los especialistas, si retiras dinero de tu tarjeta de crédito, lo ideal sería pagar el monto en una sola cuota, de esa forma evitarás los intereses que se generen. Si demoras un año en cancelarlo, podrás terminar abonando hasta el doble del monto que retiraste.

Si necesitas dinero en efectivo, mejor pide un Préstamo Interbank o solicita Extracash. ¡Los intereses son mucho menores!

No gastes más de lo que puedes pagar

Ten en cuenta tu capacidad de pago y no comprometas tus ingresos destinados a gastos básicos. Además, recuerda no excederte con un monto grande e incluye los intereses en tu plan mensual.

Es recomendable no superar el 50 % de tu línea de crédito, ya que un mal uso de tu tarjeta de crédito puede llevarte al sobreendeudamiento.

Paga más del monto mínimo

Y hazlo puntualmente, así evitarás cobros adicionales por morosidad y cancelarás tu deuda cuanto antes. No olvides incluir los cobros de membresía y seguro desgravamen al momento de planificar los pagos de tu tarjeta de crédito.

Y recuerda:
Si no quieres pagar la membresía, realiza un consumo mensual. ¡No hay montos mínimos!

Sigue estas recomendaciones y mantén un buen historial crediticio. Son pequeñas acciones que ayudarán a cuidar tus finanzas.

23 de abril del 2019.