Interbank – El tiempo vale mⳠque el dinero

Se vienen los gastos escolares: la matrícula, lista de útiles, uniformes, ¡y aún más!, y conforme recordamos cada detalle necesario para el inicio de clases, crece nuestra preocupación económica. Respira y trata de estar tranquilo, que te traemos cinco recomendaciones para gastar lo justo y necesario.

1. Haz un presupuesto

Comparar los precios de los útiles escolares nos ayuda a reducir los gastos, ya sea porque nos evita pagar precios excesivos o porque nos permite tener un amplio panorama de cuánto suele costar, y así poder proyectarnos sobre un precio casi fijo.
Antes de salir de compras, revisa los catálogos de otras tiendas y compara. También puedes cotizar tu lista con los precios que encuentres en internet.

2. Planifica con tiempo

Realizar tus compras a tiempo puede hacer una gran diferencia en los precios. Evita las compras de última hora y recuerda que, cuanto más cerca estemos del inicio escolar, los precios se elevarán cada vez más. Una buena opción es visitar las ferias escolares y aprovechar las promociones.

3. Compra al por mayor

Date una vuelta por diversas tiendas mayoristas y compara la diferencia de precios en compras al por mayor. Comprar la lista en cantidades, por ejemplo: cuadernos por docena, centenares de hojas bond, docena de lapiceros, entre otros, siempre tendrá un precio final más cómodo. Además, visitando ferias, distribuidoras o almacenes, tendrás una visión más amplia de costos y mayor diversidad de productos. No olvides pedir una proforma de cada lugar, así será más fácil decidir.

Y si solo tienes un hijo, puedes coordinar con otros padres de familia y comprar juntos los útiles al por mayor. Así todos ganan.

4. Productos de calidad

A veces, en nuestro afán por ahorrar, acudimos a productos de bajo costo y no muy buena calidad. Este es un error común que a la larga, resultará más caro aún. Evita hacer doble gasto en el futuro y además, bríndale a tu hijo un producto seguro y que no perjudique su salud.

Ya lo dice el viejo dicho “lo barato sale caro”. Un producto de buena calidad durará mucho más en el año escolar y no será necesario repetir la compra.

5. Ojo con las tallas

Al comprar el uniforme escolar, toma en cuenta que los niños crecen muy rápido, es mejor comprar una talla un poco más grande y así evitar la compra de nuevos uniformes a mitad de año. Y si tienes varios hijos, puedes comenzar a insertar la tradición de la “herencia” en ellos: si sus uniformes se encuentran en buen estado, pueden ser reutilizados por tus hijos menores.

02 de marzo del 2018.