Cuando una pareja decide casarse, pensar en todos los gastos que implican el local, la recepción, el vestido y la sesión fotográfica puede reventar su burbuja de ilusión. Si deseas tener una ceremonia soñada, lo mejor que puedes hacer es organizarte y aprovechar al máximo el presupuesto planeado. ¡Puedes lograr algo lindo y sin tirar la casa por la ventana!

Pon los pies en la tierra
Sí, ese vestido de diseñador es perfecto y el cuarteto de cuerdas es de ensueño, pero… ¿realmente es necesario? Quizás un DJ y un vestido hecho a la medida podrían reducir los costos sin quitarle el encanto.

Aclara tu presupuesto y tiempos
Es importante tomar acción con anticipación. La boda no saldrá perfecta si es que deseas hacerla dentro de tres meses. Los expertos recomiendan al menos ocho meses de organización para obtener buenos resultados.

Consigue un buen planificador de bodas
Un planificador de bodas podrá ayudarte a ahorrar costos y quitarte el peso de encima, encargándose del catering, música, local y orden de los asientos mientras tú te enfocas en el resto de detalles. Una boda es un momento para disfrutar, no para llenarse de estrés.

Elige espacios abiertos
La playa o una casa de campo de algún amigo o familiar pueden ser precisas si las decoras adecuadamente. ¿Te imaginas lo romántico que sería casarse con el ‘sunset’? Considera esta opción y reduce los elevados costos de un salón de recepciones.

Elige algo más casual
Podrías reemplazar el costoso buffet por una barra de sushi y quizás reducir la cantidad de invitados de 200 a 80. Así lograrás un ambiente más íntimo, cómodo y, además, económico.

Selecciona paquetes “todo incluido”
Este tipo de servicios te ahorrarán horas de búsqueda y estrés. Además, tienen paquetes de distintos presupuestos y, muchas veces, puedes armarlos a tu medida. Eso sí: revisa bien que no requieran pagos adicionales.

Evalúa necesidades
Puedes invertir en un buen fotógrafo, pero quizás ese video documental no es tan necesario. ¿Cuántas veces verás el video? ¿Y las fotos?

“Algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul”
Las tradiciones también pueden ayudarte a ahorrar. Podrías aprovechar y pedir el velo prestado a tu mejor amiga, quizás usar algunas joyas de la familia y así no tener que invertir más de lo que planeabas. La idea es mantenerte en tu presupuesto.

Si sigues estos consejos para ahorrar, estamos seguros de que lograrás tener una boda hermosa con un presupuesto acorde a tus posibilidades. Solo recuerda que lo más importante es que tengas un fondo de ahorros para este día tan especial. Y si no estás ahorrando, ¿por qué no empezar ahora?