Buscar trabajo es como buscar una nueva pareja. Cuando estamos evaluando potenciales compañeros de vida, tomamos en cuenta algunas consideraciones, como: si es hombre o mujer, o si se encuentra en el rango de edad deseado. Además, de una serie de características que determinan la compatibilidad. Este último punto es quizás el más complejo de encajar.

Lo mismo sucede cuando nos encontramos en búsqueda de empleo: no basta contar con la formación y experiencia requerida para el puesto, siempre habrán cualidades que van a destacar en la interacción con el entrevistador y que harán que te conviertas en el mejor del proceso de selección.

Consultamos con expertos reclutadores y aquí te contamos qué virtudes resaltan y te ponen un paso delante de los otros postulantes:

Autoconfianza

Nada vende mejor que un candidato que muestra seguridad en sí mismo. Ojo, este punto será evaluado desde el saludo. Así que camina firme, muestra tu mejor sonrisa y deja de lado esos nervios.

Empatía

Ponte en los zapatos del entrevistador. Demostrar que eres empático no se va a deducir por lo que dices, sino por el nivel de empatía que logres con él. Preocúpate por identificar su estilo de comunicación para que ambos estén hablando el mismo idioma. Así lograrás una buena química.

Comunicación efectiva, clara y directa

Nada enamora más a un entrevistador que alguien que responde exactamente lo que les preguntan, y de manera clara, corta, directa al grano y sin rodeos.

Sustento de respuestas

Tienes más posibilidades de tener éxito si tus argumentos tienen sustento que los respalde. Responde con ejemplos reales y usa indicadores para dar mayor veracidad a tus respuestas.

Imagen y etiqueta

Y por supuesto, no puedes dejar de lado los buenos modales y costumbres. Un galán de entrevista debe destacar por atributos en su marca personal, como: puntualidad exacta (ni antes ni después de la hora establecida), vestimenta sobria y acorde con el giro o rubro de la empresa, vocabulario adecuado y sin muletillas, entre otros.

Ahora ya lo sabes, la próxima vez que enfrentes un proceso de selección, piensa en la empresa contratante y los evaluadores, e imagina que estás yendo a tu primera cita. Recuerda, que el galán de entrevista no será precisamente el que cumpla con los requisitos técnicos de la posición, sino quien sepa vender mejor una imagen honesta, transparente y original.

Ahora que tienes todos los ‘tips’ para ser el mejor, te invitamos a ser parte de nuestros colaboradores. En Interbank, tienes la oportunidad de alcanzar tus metas día a día en base a tus habilidades y esfuerzo. Postula y trabaja con nosotros. ¡Estamos esperando por ti!