En los próximos días muchas empresas realizarán el reparto de utilidades a sus trabajadores. Si tú perteneces a este grupo, quieres invertir tu dinero y hacerlo crecer, pero aún no sabes dónde, aquí te traemos una lista con las principales alternativas de inversión, que te ayudarán a elegir la indicada para ti.

Invierte en fondos mutuos

Esta es una opción sencilla y moderna para rentabilizar ese dinero extra. Lo que debes saber es que este producto te dejará elegir entre diferentes tipos de fondos, que dependerán de tu perfil de inversionista y cuánta volatilidad (incertidumbre financiera) y riesgo estás dispuesto a asumir. ¿Mucho, poco o nada? Según tu respuesta y el nivel de tus ingresos, sabrás qué tipo de perfil financiero tienes y con él será más sencillo determinar qué tipo de fondo te conviene más.

Recuerda que mientras menos riesgos asumas, las expectativas de rentabilidad serán menores.

• Perfil o Fondo agresivo: este fondo está hecho para personas con un horizonte largo de inversión y que pueden tolerar riesgos; son también conocidos como fondos de acciones agresivos. A decir verdad, estos son los que hacen rendir más tu dinero. Se recomienda dejarlo por más de cinco años en una entidad financiera para obtener los resultados esperados.

• Perfil o Fondo moderado: si tienes metas a mediano plazo, como uno o dos años y no estás dispuesto a asumir muchos riesgos con tu inversión este es tu perfil. Determina para qué estás juntando ese dinero y calcula su crecimiento para saber cuánto le suma a tu meta trazada.

• Perfil o Fondo conservador: y si en cambio, no puedes tolerar los riesgos, tu perfil es conservador. Este fondo crece lento pero definitivamente, sin riesgos y totalmente seguro.

Depósito a plazos: haz que tu dinero trabaje por ti

Un Depósito a Plazo es un producto en el que entregarás una cantidad de dinero a la entidad financiera de tu elección, para que se mantenga allí depositado durante un periodo de tiempo. A cambio, recibirás una remuneración de los intereses generados sobre ese capital.

Esta alternativa es rentable y segura, sin arriesgar tu dinero y con un crecimiento previamente establecido en un contrato. La clave aquí es dejar el mayor tiempo posible tu dinero depositado para obtener mayores ganancias.
Te aconsejamos que pidas que te abonen los intereses ganados al final del plazo y no en cuotas mensuales, así ahorras y conocerás el total de intereses generados ¡sin riesgos a caer en la tentación de gastarlo!

Paga tus deudas

Si tienes una o más deudas, aprovecha ese dinero extra para pagarlas. Recuerda que no siempre el mayor monto es el primero que debes cancelar, lo más recomendable es pagar la que mayor retraso tenga, pues son las que tienen tasas de interés más altas. Todo pago anticipado de tus deudas te permitirá hacer mejores planes financieros en el futuro.

¡Ahora que tienes toda esta información, toma la mejor decisión financiera para tus utilidades!

26 de febrero del 2018.