Se suele creer que cancelar puntualmente los compromisos financieros con tu banco solo tiene un propósito: evitar las penalidades por el pago atrasado.

Sin embargo, pagar a tiempo tus deudas es también la prueba de que eres un buen pagador y esto trae ventajas adicionales. ¡Mira el video y sigue leyendo!

 

Obtén nuevos beneficios con el banco

Pagar a tiempo tus préstamos o tarjetas de crédito fortalece la relación con tu banco y te abre las puertas a otros productos financieros con mejores condiciones. Por ejemplo, podrías obtener una ampliación de tu línea de crédito.

Mantén un buen historial crediticio

Estar al día en tus pagos es sinónimo de tener un buen historial crediticio. Este antecedente es una buena carta de presentación para cuando llegue el momento de realizar una compra más grande, como tu propia casa o tu primer auto.

Evita las centrales de riesgos

Cuando no pagas a tiempo, el banco reporta tu atraso a una central de riesgos: desde este momento, tu perfil crediticio se ve afectado ante todo el sistema financiero porque serás considerado un cliente moroso. Con este antecedente se hace más difícil acceder a, por ejemplo, un préstamo.

Otras ventajas

Estar al día en tus pagos puede ser importante hasta para conseguir un nuevo trabajo. Actualmente, son varias las empresas que revisan los perfiles de los postulantes en las centrales de riesgo antes de contratar.

Conviértete en un buen pagador

Para evitar retrasos, elige una fecha de pago que coincida con el abono de tu sueldo. También, puedes crear un cronograma con todos los pagos pendientes del mes y apuntar las fechas de cierre en tu agenda.

En caso tuvieras inconvenientes para pagar tus créditos en las fechas que has acordado con el banco, consulta la posibilidad de una reprogramación.

¿Ya conocías estos beneficios?, ¿qué otros conoces? Comparte esta información con tus amigos y familiares. ¡Te lo agradecerán!