Todo en esta vida es cuestión de hábitos. Tener el control de tus finanzas es sencillo, pero no hay una sola receta mágica, hay muchas. Lo primero por hacer es descubrir qué fórmula puede funcionar para ti. Hoy te compartimos un paso a paso sencillo:

Paso 1.

Lo primero es estar al tanto de tus gastos. Pero como se supone que no has estado haciéndole el seguimiento correcto –y es por eso que has aterrizado en este artículo–, durante los próximos tres meses debes estar atento a lo que entra y sale de tu billetera. Y así enterarte claramente de cuáles son tus gatos mes a mes. También ojea detenidamente tus estados de cuenta.

Paso 2.

Una vez que has identificado tus gastos, debes registrarlos: ten una agenda a la mano, alguna App para registrar gastos o una tabla sencilla de Excel.

Paso 3.

Ordénate. Arma una plantilla que se ajuste a ti. Puede ser de cualquier tipo, lo importante es que tenga un buen orden.

Te recomendamos tener arriba de tu plantilla tus ingresos (salario, utilidades, comisiones, bonos).

Luego, van tus gastos fijos del más importante al menos importante. Y lo que más debes considerar es ahorro (para ello debes prestar especial atención -desde el inicio- a cuánto estás dispuesto a guardar). Después debe ir tu renta, el pago de tarjetas, préstamos, servicios, tus gastos en alimentos, tus pasajes. Más abajo calcula cuánto inviertes en ocio: cenas, salidas, viajes.

Paso 4.

Una vez que has armado tu presupuesto, trata de que sea tu faro. Y si tus egresos superan tus ingresos, regula, elimina o sustituye algunos de tus gastos.
Ahora, ¿estás listo para empezar el 2018 con una plan claro para llegar a fin de mes y ahorrar? Vas a ver que funciona. Todo en esta vida es crearse hábitos. ¡Ya verás la diferencia!

20 de febrero del 2018.