Si tienes un negocio propio, sabes que es importante que mantengas tus gastos controlados. Pero muchas veces no logras cumplir con tu presupuesto mensual por nuevas necesidades que surgen cada día. ¿Sabías que podrías ahorrar hasta el 50 % de tus gastos mensuales? ¡Solo tienes que seguir estos consejos!

Organízate

El punto es controlar tus gastos al mínimo detalle. Utiliza un documento de Excel o, si prefieres, un cuaderno o agenda para que sepas en qué gastas cada día.
Muchas veces los taxis innecesarios, llamadas excesivas o compras a proveedores que no necesitabas pueden generarte importantes gastos extra. Controla tus ingresos y egresos para que al final puedas saber cuánto estás ganando y gastando realmente.

Reduce gastos de energía eléctrica

¿Esa lámpara con luz incandescente le da un estilo perfecto a la recepción? Considéralo dos veces. El ahorro de energía no solo reducirá el pago que debes hacer a fin de mes, también te presentará como una empresa ecoamigable.
Utiliza focos LED: controlan el uso de energía eléctrica y, además de ayudar a tu negocio, protegerán al planeta.

Invierte en un buen contador

¿No que estábamos ahorrando? Pues sí. Si comparas el precio de los honorarios de tu contador una vez al año frente a la cantidad de multas e impuestos que debes pagar si es que no estás muy seguro de lo que haces - sobre todo si eres nuevo en esto de ser trabajador independiente - te darás cuenta de cuán beneficiado puede resultar. Tómalo como una inversión para evitar gastos más grandes a largo plazo.

Negocia con tus proveedores

Es tan importante saber comprar como saber vender, así que debes asegurarte de obtener los mejores precios de quienes te venden materias primas.
Estrecha relaciones, genera contratos fijos a largo plazo que eviten que se eleve el costo de sus productos por cada compra y establece relaciones fuertes y amigables. ¡Pronto te darás cuenta de cuánto lograste ahorrar! (Claro, si es que sigues el primer consejo).

Ahorra en combustible

El gasto en combustible y transporte suele ser el más elevado. Evalúa constantemente esas reuniones, entregas y citas de negocios, tanto tuyas como de tus empleados. Controla el tiempo de cada uno y piensa si realmente eran necesarias.

¿Has pensado trabajar desde casa?

Quizás si tu empresa es pequeña deberías considerar trabajar desde casa y contratar personas que trabajen como ‘freelancers’. Así te ahorrarás la necesidad de instalar una oficina hasta que hayas crecido lo suficiente como para necesitarla.
Muchos clientes prefieren que vayas a sus empresas antes que visitarte. El alquiler, mantenimiento, muebles y demás son gastos que podrías evitar por el momento.

¿Te resultaron útiles estos consejos? Esperamos que sí y que, además, te ayuden a lograr el éxito en tu negocio propio.