Se acaban las vacaciones y te quedan como tesoro las sonrisas, los recuerdos y una buena cantidad de selfies en lugares paradisiacos. Ahora toca poner otra vez los pies sobre la tierra y empezar a reorganizar lo que más sufre en estas fechas: ¡tus finanzas!

Porque, seamos honestos, por más que planifiques las vacaciones siempre se te va la mano y terminas haciendo sufrir a la tarjeta o los ahorros. Pero no te preocupes, Interbank te ayuda a sobrevivir y recomponer tus finanzas… por lo menos hasta las próximas vacaciones.

Enfrenta tus miedos

Sin excusas ni remordimientos. El gasto está hecho, solo queda aceptarlo y empezar a diseñar un plan para recuperar tu capacidad de gasto. Lo primero que debes hacer es:

  • Revisa tus cuentas. En lo posible, haz un cálculo de cuánto gastaste en pasajes, delivery, restaurantes, obsequios, compras de impulso y todas esas cosas bonitas de la vida. Búscalo en los movimientos de tu tarjeta de ahorros, luego en vouchers y boletas.
  • Revisa los últimos movimientos de tu tarjeta de crédito. El saldo disponible te indicará cuánto gastaste en aquellos días felices y cuánto tendrás que reponer en los siguientes.
  • Si pediste prestado a un amigo o familiar, anota cuánto dinero fue y en qué condiciones lo recibiste.

Con toda esta información, sabrás exactamente tu situación de partida. A partir de este momento puedes poner en marcha el plan de recuperación de tus finanzas.

Ajústate el cinturón

Lo más probable es que, después del cálculo, notes que hay una deuda por cubrir. Esta obligación definirá tus próximos movimientos financieros, ya que lo más recomendable es evitar que se acumulen los intereses.

Calcula cuánto de la deuda puedes pagar en un plazo corto, entre uno y tres meses. Si tu deuda no es muy grande, cancela de inmediato. De lo contrario, define el monto que vas a pagar cada mes y lo que te queda disponible para gastar. Esa cifra te debe alcanzar para el mes sin incurrir en nueva deuda. ¿Difícil? Tal vez, pero no imposible.

Ataca los gastos innecesarios

¿Realmente necesitas comprar ropa nueva?, ¿puedes reducir tus visitas a restaurantes de tres a una vez por semana?, ¿puedes cocinar en casa para llevar al trabajo dos veces a la semana?, ¿hay cosas en el congelador que no hayas usado?

Recuerda que mientras más ahorres, podrás destinar más dinero a cancelar tu deuda y esta desaparecerá más rápido. Pero sin disciplina será imposible.

Aprovecha todas las oportunidades

Incluso los gastos pequeños, como las comisiones por operaciones bancarias o financieras, ayudan a concretar tu plan. Utiliza la banca por internet y ahorrarás comisiones por operación en oficina o cajeros, incluso movilidad para ir a las agencias. Si tu tarjeta está sujeta a membresía, hay opciones para evitar ese pago si tienes consumos cada mes.

Ahora, si terminaste tus vacaciones y no contrajiste deudas porque seguiste al pie de la letra tu plan, ¡felicitaciones! Es muy probable que desde hoy estés ahorrando o acumulando millas para tus próximos viajes. ¡Vales un Perú!

02 de agosto del 2017.