Para un independiente que trabaja desde casa, la brecha entre el escritorio y la cama puede llegar a ser muy corta, sobre todo al inicio, pero ¿cómo evitarlo?

Arma una oficina en casa. Con ella, tu mente logrará separar los momentos en familia y de descanso de aquello dedicados al trabajo. Además, es mucho más cómodo y profesional contar con un espacio especial donde puedas reunirte con tus clientes –ya sea presencial o virtualmente – sin interrupciones.

No tiene por qué ser una oficina sofisticada. Basta con tener los elementos principales y seguir estos consejos que te traemos hoy.

Planifica

La planificación es el punto de partida para cualquier proyecto en tu vida de independiente y tu oficina no es la excepción.
Es importante que sepas con anticipación qué tipo de objetos incluirás en este espacio de trabajo (muebles, papelería, accesorios, equipos, entre otros).

Probablemente, muchas de estas cosas ya las tengas en casa y solo bastará con acomodarlas de la mejor manera. Pero, en caso necesites realizar alguna compra para terminar de equipar tu nueva oficina, puedes solicitar un Préstamo Personal Flexible de Interbank. Este se acomoda a tu vida de independiente, ya que, si surge algún problema y debes usar tu dinero para alguna otra cosa, podrás aplazar hasta 5 veces tu cuota del mes, durante el periodo de tu préstamo. Solo deberás solicitarlo con 7 días de anticipación. Genial, ¿verdad?  

Tu espacio de trabajo

Personaliza

Ahora que ya tienes todo listo, es hora de ponerse manos a la obra y darle a tu nueva oficina tu toque personal.
Recuerda que este será un espacio donde pasarás varias horas al día, así que te recomendamos incluir elementos decorativos que te inspiren y te hagan recordar por qué iniciaste tu camino de independiente. Por ejemplo, fotos de tu familia, tus juguetes favoritos, frases motivadoras o un esquema con tus metas a corto y largo plazo.

Un punto a considerar son las ventanas. Es importante que la habitación que escojas como tu oficina cuente con ellas por dos razones: primero, porque tendrás acceso a la iluminación natural, algo realmente beneficioso para tus ojos, y segundo porque tendrás acceso al aire natural, lo que mejorará tu respiración y concentración, además de mantener a buena temperatura tus equipos electrónicos.

Oficina con luz natural

Mantenla ordenada

Tu oficina no es un depósito de cosas en desuso, sino un espacio importante de tu casa donde trabajarás y realizarás tu sueño de independiente. Es por eso que debes mantenerla siempre ordenada y limpia.

Eso aumentará tu productividad, disminuirá tu estrés y demostrará el respeto que tienes hacia ti mismo y tu trabajo.

Oficina ordenada

Establece reglas

Como mencionamos al inicio, es importante marcar la diferencia entre la vida personal y laboral. Y para conseguirlo, es necesario fijar normas y compartirlas con las personas que vivan contigo para que ellos sepan que, por ejemplo, no pueden interrumpirte en determinado horario porque estarás en una reunión vía Hangout con tu cliente de Inglaterra.

Con el apoyo de tu entorno y tus horarios establecidos, tener una oficina en casa será la mejor experiencia en tu vida.