Hay distintos hábitos nada complejos que al volverlos parte de tu día a día pueden tener consecuencias muy positivas para tu salud. Y los cambios puedes empezar a notarlos apenas en cuestión de semanas.

Te vamos a contar sobre 10 hábitos que puedes empezar a incluir en tu rutina y que en poco tiempo van a generar respuestas muy alentadoras para tu cuerpo y tu mente.

1. Beber agua en ayunas

Beber agua, y sobre todo en ayunas, tiene consecuencias... grandes consecuencias: aporta en el correcto funcionamiento del cerebro, mejora el tracto digestivo y que mejora la elasticidad y tonicidad de la piel. Si estamos adecuadamente hidratados, el cerebro recibe sangre oxigenada y se mantiene alerta. Asimismo, ayuda a los riñones a eliminar residuos y nutrientes innecesarios.

2. Sustituye los dulces por fruta

Muchas veces, por pura ansiedad, caemos en comer dulces a modo de snack, lo que aporta a un exceso de calorías. Aprende a cambiar esos dulces por fruta, lo que proporciona vitaminas, fibra, minerales y la saciedad del apetito.

3. Ten un hobbie

Desde quehaceres intelectuales, que aporten a mantener el cerebro activo, hasta ejercicios o actividades físicas que trabajen tu cuerpo contribuyen a rebajar los niveles de estrés por el trabajo o la vida diaria. Asumir, por ejemplo, la rutina de ir al trabajo en bicicleta, además de significar un gran ahorro, también te permite empezar el día activo y sin estrés.

4. Toma un buen desayuno

No es un mito que el desayuno es la comida más importante del día. Gracias a este, tendrás energía para afrontar una larga mañana de trabajo, mejorarás tu metabolismo y rendirás mejor en las actividades que te plantees a lo largo del día, ya sean intelectuales o físicas. Una buena opción para empezar el día es el cereal integral con leche descremada y una pieza de fruta.

5. Ten un seguro de salud

Es cierto que esto no es necesariamente un hábito, pero sí es algo que puede promover ciertos hábitos muy importantes para tu bienestar: chequeos anuales, no postergar revisiones médicas y recibir atención inmediata en caso de enfermedad. Tener la cobertura de un seguro nos da ciertamente tranquilidad.

Puedes elegir un seguro según tus prioridades y en Interbank tenemos algunos que pueden adecuarse a ti y a tu estilo de vida.

6. Controla tu ansiedad

La ansiedad o el estrés pueden generar un mal clima en nuestras relaciones laborales y personales. Las personas que no saben controlar su estrés son más propensas a sufrir infartos, parálisis faciales, entre otros males. Practica tu respiración, mejora tu postura, elimina pensamientos negativos y canaliza tus temores en actividades positivas que te permitan controlarlos mejor.

7. No procrastinar

A la larga, lo que dejas a última hora, provoca tensión, estrés innecesario y desgaste físico e intelectual por estar corriendo contra el tiempo. Organízate para resolver tus pendientes con anticipación y, como bien se dice, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

8. Mejora tu postura

Según un estudio del The Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, las personas que caminan encorvadas o con los hombres encogidos, son más propensas a tener malos pensamientos o negatividad. Asimismo, cuando estás sentado demasiado tiempo en una mala posición, tiendes a tener dolores musculares y estrés.

9. Date tiempo para ti mismo

Es muy importante tener tiempo para nosotros mismos. No dejes de lado a tus amigos o familiares, date el tiempo para disfrutar de su compañía, así como de realizar las actividades que más te gustan. Consigue el tiempo para esto y verás cómo te sentirás más seguro, relajado y de mejores ánimos.

10. Duerme adecuadamente

Dormir poco y mal afecta claramente a tu ánimo, tu rendimiento y tus emociones. Es importante dormir entre 6 y 8 horas diarias para tenernos bien descansados. También es importante dormir cómodamente, en una posición adecuada y sobre un colchón en buen estado para que no padecer dolores musculares.

19 de julio del 2017.