Ahora que tus hijos empezaron el colegio, tienes una segunda oportunidad para ordenar no solo tus tiempos, sino también tus finanzas.

El inicio del año escolar es una de las etapas más estresantes para todos los padres ya que deben ocuparse de los gastos que esto conlleva, como: pago de matrícula, compra de uniformes, calzado escolar, lista de útiles y un largo etcétera.

Superar esta etapa es el primer paso para comenzar a organizar nuevamente nuestras finanzas. Así que vamos a revisar nuestro plan presupuestario y reajustarlo, siguiendo estas recomendaciones:

1. Realicemos una lista detallada de todos los ingresos del hogar:

Es muy importante conocer el total de dinero que ingresa a casa cada mes. Así podemos controlar mejor el nivel de gastos y esto se convertirá en un factor clave para llevar con éxito nuestro presupuesto familiar. Pero, ¿qué debemos considerar como ingresos?

Toma en cuenta estas fuentes de ingreso:

  • Sueldos de los integrantes de la familia
  • Bonificaciones
  • Montos por concepto de jubilación
  • Ingresos extras por trabajos independientes (freelos)

2. Prioricemos los gastos

Una acción bastante saludable es elaborar una lista con todos los egresos del hogar. Aquí tienes que considerar desde los gastos fijos, como el de alquiler de la casa hasta esa salida mensual al cine con los niños, estos suelen ser los más comunes:

  • Gastos fijos en vivienda (pago de alquiler o cuota mensual por compra de inmueble)
  • Transporte mensual (pasajes diarios, uso de taxis, movilidad escolar)
  • Salidas al cine, comida fuera de casa, vestimenta, entre otros.
  • Celebraciones mensuales (cumpleaños, aniversarios, etc.)

3. Reduzcamos los egresos a conveniencia

Este es el punto en el que debemos reajustar el presupuesto, es decir, recortar algunos gastos de los que podemos prescindir y reemplazarlos por otras actividades que nos permitan ahorrar, como:

  • Dejar de salir a comer a la calle y hacerlo en casa pero con una innovadora variante: un camping en la sala o un almuerzo en el parque más cercano. ¡A tus hijos les encantará la idea!
  • No gastes más en gasolina y usa el transporte público, además de ser más económico, es una alternativa ecológica.

4. Ahora sí, actualicemos este nuevo presupuesto

Cuando comiences a cumplir con el plan de reajuste, es importante que lo mantengas en constante actualización –sobre todo los primeros meses- para que así logres identificar el total de gastos y cuánto estás ahorrando mes a mes.

Este último punto te servirá de motivación para continuar con tu plan de ahorro.

Una última recomendación: predica con el ejemplo e involucra a los más pequeños de la casa ordenando los pagos y gastos. Esta es una forma sencilla de enseñarles a nuestros hijos cómo ser responsables con la gestión del dinero para el hogar.