Un paso crucial para empezar a ser más atractivo en el mercado laboral es empezar a construir tu marca personal. Con eso no queremos decirte que necesariamente tengas que convertirte en un twitstar o que debas transformar tus plataformas sociales en canales de marketing. Puede ser más sencillo.

Por eso te contamos algunos puntos que debes tener en cuenta para iniciar correctamente tu personal branding.

Todos estamos en redes sociales

Como ya hemos dicho, no se trata de convertir tus cuentas de redes sociales en canales de marketing. En la sutileza está el éxito. Y también en la autenticidad: sé tú mismo.

Comparte tus experiencias cotidianas, tanto en el trabajo como en la vida. Pero asegúrate de que estas sean divertidas, interesantes o útiles para tus contactos. Por supuesto, también debes demostrar la experiencia que tienes en tu área, pero busca una manera creativa y oportuna de hacerlo.

Las coyunturas son importantes para esto última. Una opinión o una manifestación profesional de cualquier tipo dadas en el momento correcto pueden posicionar rápidamente tu marca personal.

Cuidado con el doble filo

Es cierto que las redes sociales son maravillosas para darnos a conocer, pero pueden ser al mismo tiempo un arma de doble filo. Debes tener mucho cuidado con lo que publicas. Cada vez es más común que las empresas revisen los perfiles de sus postulantes. Evita publicaciones incómodas o imágenes inapropiadas.

Tómate el tiempo para modificar adecuadamente las configuraciones de privacidad de tus redes sociales. Así te aseguras que tus fotos o publicaciones más personales estén sólo visibles para quienes realmente te conocen.

Asimismo, procura tener siempre debates alturados y no caer en comentarios desafortunados.

Linkedin actualizado

Ten tu perfil siempre actualizado en esta red social. Hoy mismo, tu próximo empleador podría estar mirando tu perfil. Además, es la red perfecta para compartir información más académica y para extender tu networking.

Revisa tu bandeja de mensajes de Linkedin con frecuencia, ya que mantener un perfil actualizado pero abandonado, te podría hacer perder oportunidades valiosas.

Fuera de las redes

Es bueno para la construcción de tu marca personal si por ejemplo: dictas algunos talleres o das conferencias profesionales. Hacerte conocido, cercano y accesible también fuera de las redes sociales es algo necesario. No desperdicies nunca la oportunidad de salir en algún medio que pueda sumarle a tu reputación como profesional.

Y, lógicamente, aunque esto ocurre fuera de la red, funciona como contenido para ella. No dudes en compartirlo.