Este 22 de abril se celebra el “Día de la Tierra”, fecha que brinda la oportunidad de tomar consciencia sobre el gran valor del planeta que habitamos y la importancia de preservarlo.

En ese sentido, recordemos el mensaje de Las Naciones Unidas, que exhorta a “la responsabilidad colectiva de fomentar la armonía con la naturaleza y la Madre Tierra, para alcanzar el equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y medioambientales de las generaciones presentes y futuras”.

En tal contexto, caemos en la cuenta que día a día, nuestras acciones también generan un impacto en el medioambiente. Sin embargo, existe la posibilidad de modificar nuestros hábitos y convertirnos en aliados de nuestro planeta, comprometiéndonos en promover un lugar saludable y sustentable para todos.

Algunas buenas prácticas que podemos aplicar en nuestras rutinas son:

Reducir nuestro uso de plástico

Es usual que, al salir de un supermercado o tienda, carguemos nuestras compras en bolsas de plástico.

En muchos casos procuramos acomodar los objetos de modo que sean menos paquetes que cargar, pero probablemente igual terminemos con alguna bolsa. Como sabemos, el plástico no es biodegradable y constantemente contribuimos a que aumente la cantidad de este material que no desaparece.

Dentro de las alternativas de solución para esta práctica común que tenemos, se encuentra el uso de bolsas de tela o, aún mucho mejor, el uso de bolsas de material reciclado. De este modo ayudamos a darle una nueva utilidad a esos artículos de “usar y tirar”.

También podríamos evitar la compra de agua embotellada y empezar a usar envases reutilizables para llenarlos de agua cada vez que tengamos sed.

Cuidar nuestro consumo de agua

Cuando nos bañamos, cepillamos los dientes o incluso cuando lavamos alguna vajilla, lo hacemos en más tiempo del que necesitan estas acciones. Incluso, a veces olvidamos cerrar el caño al hacer pausas en su uso, generando un gasto extra y un desperdicio de este recurso vital.

Cerrar y abrir el caño nos toma solo un par de segundos y contribuye a ahorrar una gran cantidad de agua. Adicionalmente, también es recomendable estar siempre alerta para detectar alguna filtración en un tanque de inodoro o a algún grifo que gotee. Aquí te dejamos unos consejos para el uso responsable de este recurso.

Menos autos

La contaminación que generan los vehículos en general no solo se limita al aire que respiramos, sino también al ruido que percibimos cada mañana, tarde o noche. La contaminación auditiva es un problema, sobre todo para personas y animales que viven cerca de avenidas muy transitadas.

Sin embargo, podemos contribuir a reducir todo este impacto con acciones simples, tales como hacer uso de los transportes públicos o compartir vehículo con personas que vayan en la misma ruta que nosotros.

Si se trata de distancias cortas, aprovechemos y hagamos un poco de ejercicio caminando o montando bicicleta. Evitemos el uso del auto si es que solo haremos pequeñas compras a unas cuadras de distancia. No solo el ambiente te lo agradecerá, sino que ahorrarás combustible.

Conciencia de reciclaje

Un punto importante es el modo en cómo nos deshacemos de nuestra basura diariamente. Usualmente, juntamos todo sin distinción en un paquete grande. De este modo hacemos difícil el procesamiento adecuado de desechos. Aunque ya en algunos distritos vemos cómo se va implementando tachos especiales para un solo tipo de basura, ya sea vidrio, plástico, papel o desechos orgánicos.

Por otro lado, también existen otras alternativas para reciclar y ampliar la vida útil de las cosas. Comencemos a evitar ese “usar y botar”. Aquí te mostramos 5 alternativas para esos objetos que ya no usas.

Menos papel, más digital

Otra acción que realizamos con regularidad es revisar nuestro estado de cuenta. Antes era muy común que llegue de forma física mes a mes a nuestras casas. Asimismo, al retirar dinero del cajero automático solemos recibir un voucher que dura solo unos segundos en nuestras manos.

Ahora es muy fácil conocer nuestros saldos y realizar pagos y transferencias de forma remota y segura. Afiliándote al estado de cuenta virtual y realizando tus operaciones por Interbank APP o Banca por Internet, ahorras tiempo y papel. No será necesario realizar impresiones de cada operación que hagamos, ya que podremos tener constancia del estado de nuestras cuentas o nuestros movimientos siempre a la mano.

Al poner en práctica estas acciones, poco a poco se volverán parte de tu día a día. ¡Cuidemos nuestro planeta!

09 de abril del 2018.